El Estado registró la menor participación en la renta agrícola en diez años

La participación del Estado en la renta agrícola volvió a caer en el segundo trimestre del año, ubicándose en su nivel más bajo de los últimos 10 años.

Así lo muestra el índice que elabora periódicamente la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada), que ubicó en 65,8% la proporción de los ingresos del agro que terminan en las arcas nacionales, provinciales y/o municipales.

Es decir, que de cada 100 pesos que produce un campo, 65,8 pesos tienen como destino el fisco. Dicho de otra manera, dos de cada tres pesos que generan los productores agropecuarios, se los lleva el Estado en alguno de sus tres niveles, según consigna el sitio Agrovoz.

Lógicamente, la participación más alta es en la soja, que aún tiene 30 por ciento de retenciones: el Estado se queda con el 70,9%. Le siguen el trigo (57%), el girasol (41,2%) y el maíz (39,8%).

Mucho menos que hace un año

Si bien esta participación del Estado sigue siendo alta, disminuyó en relación al 67,7% de marzo y sustancialmente en comparación con el 93,5% de junio del año pasado.

Una de las razones es la importante recuperación de los precios de los granos a nivel internacional y también favorecen la corrección del tipo de cambio y la eliminación/reducción de los derechos de exportación

De todos modos, mientras el año pasado cada hectárea aportaba en impuestos nacionales 3.230 pesos por hectárea, ahora aporta 5.375 pesos.