Las exportaciones de carne bovina exhibieron un fuerte crecimiento en los primeros siete meses del año

La industria exportadora de la carne bovina gana mercados de manera paulatina, y empieza a acercarse a sus números históricos. Con China como principal cliente, las ventas al exterior crecen, mientras el Gobierno nacional impulsa medidas para transparentar la cadena comercial. 

Hasta Julio de 2018, se exportaron 274.907 toneladas equivalentes a res con hueso, por un valor de 1.027 millones de dólares.

De esta manera, y de acuerdo al ministerio de Agroindustria nacional, las exportaciones carne bovina crecieron 69,7% durante julio de este año en comparación con el mismo mes del 2017. En ese período, pasaron de 28.311 toneladas equivalentes a res con hueso a 48.040 toneladas equivalentes a res con hueso.

Según informó la cartera agropecuaria, las exportaciones  acumularon un crecimiento del 63,7% en los primeros meses de 2018 en comparación  con enero-julio del año pasado. En volumen, fueron 274.907 toneladas equivalentes a res con hueso en 2018 por un valor de 1.027 millones de dólares, mientras que en los mismo meses de 2017 se exportaron 167.980 toneladas.

El incremento de las ventas externas en lo que va de este año, fue impulsado principalmente por China, nuestro principal importador, que duplicó su demanda; y por Rusia que la quintuplicó, ubicándose como el tercer destino. En tanto que la Unión Europea, el segundo comprador de carnes argentinas, adquirió un 20% más del alimento.

En este escenario de expansión para la actividad, el Gobierno nacional anunció medidas para reducir el déficit fiscal, que alcanzaron a esta cadena de valor. Mediante el Decreto 767/2018, quedó instaurada la reducción de aranceles a la exportación de un amplio listado de productos, entre los que se cuentan la carne bovina.

En el caso de la carne bovina, los reintegros quedaron fijados en un rango de 0,5  y 1,25%, de acuerdo a la modalidad de envío. Desde la industria frigorífica destacaron que esta reducción no debería afectar el ritmo exportador, tal como reconoció Miguel Schiariti, presidente de Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (CICCRA).

El directivo reconoció que el “reintegro a las exportaciones ha sido una herramienta que desde la industria solicitamos con mucha necesidad, porque era una manera de paliar el atraso cambiario”.

Consultado por el impacto que tendría esta medida en los frigoríficos exportadores, estimó que “si en este momento se concreta, de acuerdo a lo que hable con industriales no habría una queja generalizada del sector”. Para argumentar esta postura, agregó que  “la devaluación del peso frente al dólar de los últimos cinco meses compensa el atraso cambiario”.

Con estas medidas, desde la Casa Rosada esperan ahorrar unos 5.000 millones de pesos en el resto del año y 29.000 millones de pesos para 2019.