Situación de la cría bovina en la Cuenca del Salado.

Tranqueras adentro

 

Mediante un trabajo de seguimiento sistemático a partir de recorridas de campos junto a los productores, desde hace más de una década referentes de la Estación Experimental del INTA Cuenca del Salado generan informes que permiten tener un panorama de los resultados de destete y estado corporal (EC) de los rodeos de cría de la región.

 

Con el monitoreo de los sistemas ganaderos de cría bovina pertenecientes a grupos Cambio Rural y CREA se obtiene información actualizada sobre la situación de la Cuenca del Salado bonaerense, que permite el análisis y la planificación.

 

 

El porcentaje de destete en los campos evaluados se mantuvo durante el último año.

 

El último informe elaborado contiene datos relevados durante la última recorrida efectuada en el mes de marzo en 62 establecimientos, sobre un total de 64 rodeos, ubicados en 10 partidos de la Cuenca del Salado, dando presencia al INTA en Magdalena, Punta Indio, Chascomús, Gral. Belgrano, Lezama, Pila, Las Flores, Tapalqué, Gral. Alvear, Saladillo y Ayacucho.

 

Comprometiendo a  los productores a trabajar en base a registros que permitan evaluar la evolución de los rodeos y alcanzar objetivos medibles, “los principales parámetros observados fueron porcentaje de destete, cantidad de terneros nacidos, cantidad de terneros muertos, problemas de parto y mortalidad de vientres”.

La visita a los campos permitió a los referentes del INTA observar que “el porcentaje de destete recuperó 7 puntos de merma sufrida el ciclo anterior”, mientras que “el estado corporal de los vientres no ha sido afectado de manera evidente”.

Al respecto los profesionales a cargo del trabajo señalan que “si bien los vientres llegaron bien al servicio, la dura sequía registrada durante el último verano puede haber afectado el resultado del servicio y resentir los índices de preñez en curso”.

 

En cuanto a las condiciones climáticas que rigieron los técnicos del INTA indican que “la falta de precipitaciones en los meses de verano con la consiguiente escasez de recursos forrajeros estivales ha obligado a los productores a ajustar la carga animal en sus sistemas, con medidas como el destete anticipado o venta de categorías menos productivas”.

 

Estadísticas del monitoreo:

 

En el período evaluado “el porcentaje de destete en los campos fue de 77 porciento”, mientras que “el de preñez 2016/17 fue de 88,7 %. Las pérdidas tacto parto y parto-destete fueron 7.6% y 3,1% respectivamente”.

 

Estos resultados, según indican los profesionales del INTA tal vez se deban a que “las inundaciones producidas durante el invierno de 2017 produjeron mayores mermas en los índices reproductivos que años anteriores”.

 

 

El estado corporal promedio de los vientres al final del servicio fue de 3,3 (gráfico 2) con un 14% de los vientres con estado inferior al óptimo (gráfico 3).

 

 

“En la primavera 2017 se registraron buenos niveles de precipitaciones y crecimiento del forraje, permitiendo que los vientres ingresen con buena condición corporal al servicio”. Sin embargo los técnicos observan que “si bien una amplia área de la cuenca del salado sufrió periodos de sequía durante el verano, esto no fue tan evidente en la condición corporal de los rodeos al finalizar el servicio, que hacen prever una merma de los índices de preñez correspondientes al servicio 2017/18”.