“Entre impuestos y combustibles, se hace difícil ser competitivos”

“El proceso de conformación de precios de los productos está nuevamente interpelado por un alza en los combustibles, uno de los suministros centrales de la economía en general y del transporte de cargas en particular”, indicó la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC)

En su comunicado destacó que “la fuerte suba que alcanza el 7,2% en naftas y 6% en gasoil se traduce en un impacto promedio del 1.8% en la actividad. Se trata de un nuevo incremento en los costos que complica la logística y puede generar un traslado del aumento a las góndolas”.

Para Daniel Indart, presidente de FADEEAC, la decisión genera un fuerte impacto en el sector: “Aumentaron de manera desmedida los peajes y ahora el combustible. Esto provoca la suba de la tarifa por kilómetro”, explicó. Se suma a otros factores de gran peso como las cargas impositivas, que representan el 40.6%, de los costos infraestructura y el pago de salarios. De esta manera se demuestra que la logística no es responsable de la formación de precios.

“El transporte carretero de carga está pasando una situación muy compleja y esto se va a ir directo al precio final de los productos que pagan los consumidores porque nadie en la cadena lo va a poder absorber”, evaluó Indart. Para la entidad, la balanza se inclina desfavorablemente en un 1.8% con esta suba, que no había sido anunciada para antes de las elecciones, lo que a su vez genera un panorama económico aún más severo porque se enmarca una dura discusión paritaria con el gremio de Camioneros.