Estados Unidos aplicará fuertes subas a los aranceles al biodiésel argentino

El gobierno de Estados Unidos consideró que las importaciones de biodiésel argentino y de Indonesia están “subsidiadas”, por lo que resolvió imponerle tasas a este combustible alternativo proveniente de estos dos últimos países.

Así lo confirmó el Departamento de Comercio de Estados Unidos en un comunicado emitido por la Comisión Nacional de Biodiésel en el que afirmaron que se impondrían aranceles compensatorios que irían desde un 50,29% a un 64,17% para el caso de Argentina y de entre un 41,06% y un 68,28% en lo que respecta a Indonesia.

En 2016, las importaciones de biodiésel de Argentina e Indonesia a los Estados Unidos fueron de unos USD 1.200 millones y USD 268 millones respectivamente, según el Departamento de Comercio norteamericano, organismo que aplicará las tasas a la importación.

La semana pasada, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos postergó por dos meses una definición sobre posible dumping argentino del biodiésel, en una decisión que se conoció durante la visita del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, al país. La nueva fecha fijada es el 19 de octubre, cuando originalmente la decisión iba a ser adoptada el 23 de agosto.

Según la Comisión de Comercio Internacional estadounidense (USITC), “hay signos razonables de que una industria estadounidense estuvo materialmente perjudicada debido a la importación de biodiésel desde Argentina e Indonesia que son subsidiados y vendidos en los Estados Unidos a un valor inferior al correspondiente”.

Argentina fue el cuarto productor mundial de biodiésel durante el 2016, con 2,25 millones de toneladas. Ese mismo año fue el récord de exportaciones por 1,43 millones de toneladas al mercado americano (casi el 90% del total vendido), por un importe total de USD 1.100 millones, un 25% del total exportado a ese país.

De acuerdo con la National Biodiesel Board, una agrupación de los productores norteamericanos de ese biocombustible, las importaciones de biodiésel de la Argentina e Indonesia aumentaron un 464% desde 2014 y ya representan el 18,3% del mercado interno, lo que pondría en peligro el consumo interno norteamericano. Las importaciones de biodiésel en Estados Unidos alcanzaron un récord de 3.500 millones de litros en 2016, según datos del Gobierno de los Estados Unidos.

Por su parte, la Cámara de Biocombustibles de la Argentina (CARBIO) rechazó “el bloqueo de Estados Unidos al biodiésel argentino”, y calificó de “inexistentes” los subsidios del Estado argentino.

“Estados Unidos anunció hoy el establecimiento de derechos compensatorios provisorios del 57% en promedio por la presunta existencia de subsidios del gobierno argentino para favorecer las exportaciones de biodiésel de soja”, describió la CARBIO, al tiempo que el presidente de la institución Luis Zubizarreta destacó que “la decisión del gobierno norteamericano es sorprendente e injustificada; muestra un alto grado de discrecionalidad y una política proteccionista que no se encuentra acorde a lo establecido por la Organización Mundial de Comercio”.

Zubizarreta agregó que “los derechos compensatorios impuestos resultan en una paralización inmediata de ventas a los Estados Unidos, con un claro perjuicio a toda la cadena sojera argentina. Nuestro biodiésel es el más competitivo del mundo, sin subsidios ni prácticas distorsivas, por lo que lamentamos los problemas al transporte norteamericano que esta medida generará, pues en adelante deberá pagar más caro el biodiésel al haber eliminado la competencia”.

“Es llamativo que, luego de la visita del vicepresidente de Estados Unidos, donde expresó la voluntad de incrementar el comercio bilateral, nos llegue esta noticia tan negativa”, concluyó Zubizarreta.