Informe Económico mensual de Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la Republica Argentina

Transcurridos 60 días desde que la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario (SUCCA) inició y puso en funcionamiento el nuevo sistema de comercialización de ganado vacuno, existía una enorme satisfacción entre las empresas formalmente organizadas, dado que los análisis preliminares indicaban una altísima adhesión al sistema.

Según datos extraoficiales de la AFIP el cumplimiento del pago a cuenta ha sido de más de 98% en el primer mes, restando aún datos definitivos del pago del total de IVA de marzo.

Este cumplimiento de porcentajes tan elevado generaría la desaparición de las desigualdades que existían cuando una gran cantidad de operadores comercializaban en la clandestinidad. Pero, lamentablemente, ante las indicaciones y contraindicaciones recibidas desde las altas autoridades del ministerio de Agroindustria, esta semana la SUCCA (Subsecretaría de Control Comercial Agropecuaria) ha reabierto el Frigorífico de Suipacha, luego de las insistentes e incomprensibles presiones ejercidas por el Intendente de esa localidad, Alejandro Federico. Antes de presionar en los niveles provincial y nacional, rechazó la oferta de la instalación de un Matadero de cerdos en ese establecimiento que generaba la ocupación directa de 90 trabajadores y una inversión de más de 60 millones de pesos.

Por otra parte, las autoridades de AFIP y del ministerio de Trabajo, a instancias de funcionarios de la Jefatura de Gabinete, han decidido cazar en el Zoológico, aumentando la presión de fiscalización en aquellas empresas que se han comprometido con la aplicación de la nueva normativa implementada por la SUCCA, en lugar de aumentar la presión de fiscalización sobre las seudo-cooperativas de la industria , que con la complicidad del INAES, continúan desarrollando su actividad evadiendo impuestos nacionales, provinciales, previsionales y manteniendo cautivos a sus operarios en una condición de casi esclavitud, lo hacen sobre la industria formal. Tampoco fiscalizan a los pequeños frigoríficos. Todo el sector sabe cuáles son las empresas que operan en negro.

Por otro lado, es incomprensible el accionar del SENASA en el tratamiento que les da a las mismas seudo-cooperativas, manteniendo abiertas algunas plantas luego de que el informe del inspector del organismo sanitario dice que la planta es inviable y, por otro lado, y repentinamente, desarrolla una política de control sobre el grupo de frigoríficos dedicados al consumo que apoyan y cumplen con las nuevas formas de recaudación. SENASA, con su errático comportamiento de mirar para otro lado a frigoríficos marginales y de presionar con auditorías sanitarias y hasta contables a los industriales asociados a nuestras entidades, genera un efecto de pinzas sobre el sector formal del consumo.

Desafortunadamente, perduran aún elementos que son distorsivos y generan ventajas a aquellos usuarios de faena inescrupulosos.

El principal es el de aquellos usuarios de faena que operan en Cooperativas. Como hemos denunciado en reiteradas oportunidades, las llamadas “cooperativas” de la industria frigorífica en la práctica son empresas comercializadoras manejadas por grandes matarifes que utilizan la figura jurídica de cooperativa de trabajo para ahorrar costos laborales e impositivos y así competir deslealmente. Como resultado, los trabajadores inscriptos como cooperativistas reciben salarios de miseria, carecen de seguridad social, ART, seguro de accidentes y de todos los beneficios del empleo formal. Los operarios de esas seudo-cooperativas son rehenes con ingresos de esclavos. Lo más lamentable es que cuentan con la histórica protección del INAES.

Al principio de esta Administración, desde la industria frigorífica teníamos la esperanza de que el INAES interviniera activamente para regularizar esta situación, cosa que lamentablemente no ha ocurrido y hoy el ente que debe verificar el fiel cumplimiento de las obligaciones continúa sin intervenir para evitar que cooperativas de trabajo comercialicen carne y subproductos incumpliendo el objeto principal de la cooperativa.

INDICADORES ECONÓMICOS SECTORIALES:

1. FAENA Y PRODUCCIÓN DE CARNE:

El proceso de recuperación de la actividad frigorífica vacuna continuó durante abril, aún a pesar de la menor cantidad de días hábiles registrados con respecto a marzo pasado y abril de 2016. Y las estadísticas oficiales señalaron que el mismo fue explicado por la mayor faena de hembras.

En el cuarto mes del año la faena total se ubicó en 951 mil cabezas de ganado vacuno. En términos interanuales exhibió un alza 5,3% interanual, lo que implica que se sacrificaron 48 mil cabezas más que en abril de 2016.

Puesto en perspectiva, el nivel de actividad sectorial fue el 31º de los últimos 38 abriles, y resultó 12,2% menor al promedio de los abriles del período 1980-2016.

En abril sólo creció la faena de hembras en comparación con igual mes de 2016. Se faenaron 401.138 hembras, lo que implicó un avance de 13,4% interanual. Es decir, se faenaron 47.400 hembras más que un año atrás. En tanto, la faena de machos se mantuvo casi en el mismo nivel de la registrada un año atrás (+0,1% anual), ubicándose en 549.426 cabezas (+742 cabezas). De esta forma, la participación de las hembras en la faena total subió a 42,2% (+3,0 puntos porcentuales en relación a abril de 2016).

En el primer cuatrimestre del año se faenaron a 3,99 millones de cabezas de ganado vacuno. En términos interanuales se observó una recuperación de 4,7% (+178,4 mil cabezas), en tanto que el nivel de actividad resultó muy similar al registrado en iguales cuatrimestres de 2013-2015. En lo que transcurrió de 2017, 42,2% de la faena total estuvo integrada por hembras, ratio que resultó 2,2 puntos porcentuales mayor al observado en enero-abril de 2016. La faena de hembras creció 10,5% anual (+160.669 cabezas) y la faena de machos hizo lo propio en apenas 0,8% (+17.695 cabezas).

En abril se produjeron 214 mil tn res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna, volumen que se ubicó 5,4% por encima del producido en abril del año pasado (+10,9 mil tn r/c/h). La mayor producción de carne se explicó en su totalidad por la recuperación de la faena total. El peso promedio del animal en el gancho (declarado) se mantuvo en 0,225 tn r/c/h.

En el período enero-abril de 2017 la producción de carne vacuna ascendió a 897 mil tn r/c/h, resultando 3,9% mayor a la verificada en igual cuatrimestre del año pasado. Al igual que en el caso de la faena, la producción creció en términos interanuales (3,2%), pero se mantuvo en un nivel muy similar al de los mismos períodos de 2013-2015. El menor ritmo de avance de la producción con respecto a la faena, se explicó por una leve baja del peso promedio en gancho (declarado), que fue de 0,7% anual, al pasar de 0,226 a 0,225 tn r/c/h entre ambos períodos. Puesto en términos absolutos, la industria frigorífica vacuna comercializó 34.000 tn r/c/h más de carne que en el primer tercio del año pasado.

CONSUMO INTERNO:

En enero-abril de 2017 la industria frigorífica produjo 897 mil tn r/c/h de carne vacuna. En relación a igual período del año anterior, resultó 3,9% superior. Esto implicó un aumento de la oferta de carne de 34.000 tn r/c/h en términos interanuales.

Del total, nuestras estimaciones provisorias indican que el mercado interno habría absorbido 818 mil tn r/c/h de carne vacuna en el primer cuatrimestre del año año, lo cual implica una mejora de 4,1% anual. Como muestra el gráfico siguiente, el consumo interno habría alcanzado una participación de 91,2% de la producción total.

En lo que respecta al consumo (aparente) de carne vacuna por habitante, en el primer cuatrimestre del año habría sido de 56,7 kg/año, es decir 3,1% más elevado que el registrado en igual cuatrimestre del año pasado. En cambio, cuando se toma el promedio móvil de los últimos doce meses, el consumo per cápita fue de 57,4 kg/hab/año en abril, quedando todavía 1,5% por debajo del nivel registrado en abril de 2016.

Las exportaciones de cortes congelados y frescos extra Hilton llegaron a 14.275 tn pp en marzo, convirtiéndose en las más altas desde septiembre de 2010. En términos interanuales crecieron 74,0%. Y el primer trimestre del año lo completaron con embarques por un total de 33.701 tn pp, los cuales fueron 47,9% mayores a los enviados en enero-marzo de 2016. La participación de estos productos en el total exportado de carne vacuna subió de 40,5% a 50,6% entre los períodos considerados.

En el primer trimestre del año los principales productos exportados de cortes congelados y frescos extra Hilton fueron (representando 58,0% del total): 2.827 tn pp de aguja (85,0% anual; 8,4%); 2.536 tn pp de brazuelo (73,9% anual; 7,5%); 2.322 tn pp de cuadril (31,6% anual; 6,9%); 2.057 tn pp de paleta (30,2% anual; 6,1%); 1.735 tn pp de garrón (184,4% anual; 5,1%); 1.689 tn pp de nalga de adentro (59,6% anual; 5,0%); 1.685 tn pp de bife angosto (70,0% anual; 5,0%); 1.680 tn pp de bola de lomo (71,4% anual; 5,0%); 1.625 tn pp de bife ancho (-11,6% anual; 4,8%); y 1.387 tn pp de cogote (22,7% anual; 4,1%).

Conforme avanza el año, China se consolida cada vez más como principal destino de las exportaciones argentinas de carne vacuna. En total adquirió 16.311 tn pp de carne vacuna en enero-marzo de 2017, lo que representó un crecimiento de 156,6% interanual. Para tener una idea de la importancia de estos guarismos, debemos señalar que el incremento interanual de las compras chinas fue equivalente a casi 90% del crecimiento total de las exportaciones de carne vacuna entre los períodos analizados. China representó 48,4% del volumen total exportado de cortes congelados y frescos extra Hilton y 41,2% del total de carne vacuna exportada en enero-marzo del corriente año. Brazuelo, aguja y garrón fueron los tres productos más demandados por China, llegando a representar un tercio del volumen total vendido a este país. Otro 25% fue abastecido con bola de lomo, paleta, carnaza/cuadrada y nalga de adentro.

Detrás de China se ubicó Israel, con compras por un total de 5.348 tn pp (-2,0% anual; 15,9% del total), y Chile, que adquirió 4.530 tn pp (-22,9% anual; 13,4% del total). Rusia, Brasil y Alemania completaron el ránking principal, con envíos de 2.232, 1.377 y 1.254 tn pp, respectivamente.

Los embarques de cortes Hilton ascendieron a 1.774 tn pp en marzo, lo que arrojó una caída de 4,5% anual. Ahora bien, cuando se toma el primer trimestre del año, el volumen total embarcado llegó a 4.974 tn pp, resultando 7,1% menor al del primer trimestre de 2016. De esta forma, la participación de estos cortes en el total de carne vacuna exportada bajó de 9,5% a 7,5% entre los períodos analizados.

Las exportaciones de cortes Hilton se integraron principalmente con: 1.900 tn pp de bife angosto (38,2% del total), 1.110 tn pp de cuadril (22,3%), 798 tn pp de lomo (16,0%) y 678 tn pp de bife ancho (13,6%). Estos cuatro cortes representaron 90,1% del total de los embarques Hilton certificados por el Senasa en el primer cuarto del año. Alemania se mantuvo como principal puerta de acceso a la UE para estos cortes (58,4% del total de los cortes Hilton). En relación a enero-marzo del año pasado, Alemania compró 16,6% menos de estos cortes. En tanto, Holanda adquirió otro 22,6% del total exportado de estos cortes desde Argentina (-12,3% anual) e Italia adquirió otro 13,3% (49,8% anual).

En marzo también se destacaron las exportaciones de carnes procesadas. Si bien en términos comparativos a otros cortes o en relación al pasado mediato continuaron siendo muy pequeñas, en el tercer mes del año se exportaron 854 tn pp de carnes procesadas, algo que no ocurría desde finales de 2012 y principios de 2013. La comparación interanual no fue posible, debido a que en marzo de 2016 no se registraron embarques de estos productos. Y en primer trimestre del año los envíos de carnes procesadas totalizaron 922 tn pp, lo que arrojó un crecimiento de casi 10 veces (880,9%). Su importancia en el total aumentó de 0,17% a 1,39% entre los períodos analizados. Del total, 789 tn pp correspondieron a hamburguesas y se enviaron casi en su totalidad a Curaçao (97,5%).

Por último, las ventas al exterior de menudencias y vísceras volvieron a disminuir en términos interanuales durante marzo del corriente año (-1,5%). En total exportaron 8.858 tn pp en el tercer mes del año. Y en el primer cuarto del año el volumen exportado de estos productos ascendió a 26.960 tn pp, ubicándose sólo 3,7% por debajo del registrado en enero-marzo de 2016. Su importancia en el total exportado bajó de 49,8% a 40,5% entre los primeros trimestres de 2016 y de 2017.

Los dos productos más vendidos fueron mondongo e hígado. Del primero se colocaron en el exterior 7.915 tn pp (3,4% anual; 29,4% del total) en el primer trimestre del año. Del segundo se exportaron 5.770 tn pp (-15,2% anual; 21,4% del total). Luego se ubicaron tendones (1.894 tn pp; -10,6% anual; 6,9% del total) y rabo (1.793 tn pp; 14,3% anual; 6,7% del total). Estos cuatro productos en conjunto representaron 64,3% de las exportaciones de menudencias y vísceras en lo que transcurrió de 2017.

En materia de destinos, Hong Kong y Rusia continuaron siendo los principales para las menudencias y vísceras, concentrando en conjunto dos tercios del volumen total exportado en el primer trimestre del año. A Hong Kong se enviaron 10.194 tn pp (7,6% anual; 37,8% del total) y a Rusia se exportaron otras 7.826 tn pp, (-21,5% anual; 29,0% del total).

DINÁMICA DE LOS PRECIOS

En abril los valores de la hacienda y de la carne vacuna se estabilizaron, luego del raid alcista del bimestre previo. El precio promedio por kilo vivo comercializado en Liniers quedó en $ 26,818 en el cuarto mes del año, lo que arrojó una baja de 0,4% mensual y un alza de 14,1% al comparar con abril de 2016. De esta forma, en lo que va del año (abr. ’17 vs. dic. ’16) el precio de la hacienda tuvo un incremento de 12,2%.

Al expresarlo en dólares estadounidenses, en abril el valor del kilo vivo continuó aumentando (0,7%) y llegó a US$ 1,748 por kilo vivo. La corrección hacia abajo del precio en moneda nacional (-0,4%) fue más que compensada por la baja de la cotización del dólar en pesos argentinos, que fue de 1,2% mensual. US$ 1,735. La variación interanual se ubicó en 7,1%.

El precio de la carne vacuna acompañó la evolución del valor del animal en pie durante abril. El precio promedio de los cortes vacunos experimentó una baja de 0,3% mensual. Y en términos interanuales, el ritmo de aumento fue de 15,1%.

En tanto, la carne aviar registró una importante caída en abril, quedando 6,1% por debajo del valor registrado durante marzo pasado. Con esta corrección, en la comparación interanual el pollo mostró una suba de sólo 8,7%.

A la inversa, la carne porcina continuó subiendo de precio en el cuarto mes del año. La variación mensual llegó a 3,2% y la interanual a 24,5%.

Con estos guarismos, entre puntas del año 2017 (abr. ’17 vs. dic. ’16) la carne porcina fue la acumuló la mayor suba (6,3%), en un contexto en el cual el nivel general del Índice de Precios al Consumidor (IPC) acumuló un alza de casi 8,0%. En tanto, la carne vacuna exhibió un alza de 5,2%, traccionada por el encarecimiento de la hacienda en pie, que en el mismo lapso fue de 12,2%, y la carne aviar acumuló una suba de sólo 1,6%, producto la significativa caída observada en abril. En consecuencia, la carne vacuna registró un abaratamiento de 1,0% con respecto a la carne porcina y una suba relativa de 3,5% con relación a la carne aviar.