La venta de sembradoras aumentó 40%

 

 

Es la estadística del primer semestre. Influyeron los préstamos con tasas subsidiadas. El presidente de Cafma confirmó gestiones para el próximo año líneas crediticias para la exportación.

La comercialización de sembradoras de origen nacional mostró una reactivación de 40 puntos porcentuales en los primeros seis mes del año, alentado, sobre todo, por la siembra de granos finos en el país, actividad que había disminuido en forma sustancial, evaluó el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinarias Agrícolas (Cafma), Marcelo Valfiorani.

“El aumento de la siembra de finos y de maíz, posibilitó que se produjera una recuperación de las ventas. La inversión en la compras de sembradoras por parte de los productores y contratistas estaban rezagados, pero a partir de los anuncios del gobierno, se produjo una verdadera reactivación, mientras que el resto de los implementos agrícolas mostró una reactivación que osciló, para la primera parte del año, de 6 a 7 por ciento”, detalló.

El empresario, en declaraciones a noticasagropecuarias.com, se encargó de aclarar que los datos, respecto de 2015, muestran mejoras, pero: “Convengamos que este fue el peor año para la venta de maquinarias agrícolas en la última década y creo que vamos a llegar a fin de año con un aumento de la actividad del 15 al 20 por ciento”, vaticinó.

En tanto, la ventas de las cosechadoras prácticamente no movieron la aguja y se mantuvieron en niveles muy parecidos a los de 2015.También se observó una mejora del 15 por ciento en la comercialización de tractores.

El perfil de compradores, al menos en esta primera etapa de 2016, se ubicó entre los contratistas que son los que buscan sembradoras y pulverizadores, mientras que en la parte de ganadería, si se notó una participación más activa de los productores.

El otro segmento de compradores que en los últimos meses estuvo muy activo es el de los medianos y grandes agricultores y, muchos aprovecharon las promociones de Expoagro, Agroactiva y La Rural encaradas por los bancos Nación y Provincia, que salieron al mercado a ofrecer líneas crediticias con tasas de interés bonificadas, inclusive con subsidios de las carteras de Agroindustria de Nación y Provincia. En la actualidad se trabaja en el desarrollo de líneas de crédito por parte de los bancos provinciales, como el de Cordoba, para contar con herramientas financieras a cuatro o cinco años.

La Cafma, ya firmó diversos acuerdos con las entidades financieras y las carteras de Producción y Agroindustriales de la nación, para acceder a la compra de maquinarias agrícolas con tasas subsidiadas.

Respecto de la importación de maquinarias agrícolas, Valfiorani, comentó que además de las cosechadoras, ingresaron sembradoras y tractores. Esta situación: “Nos preocupa porque se nos complica la competitividad, porque hoy “Argentina no está tan competitiva como para abrir la importación rápidamente, situación que no se va a solucionar en un primer año, porque tenemos costos caros, logística, impuestos o, mano de obra. Brasil, por su parte, que está parado, ingresa sus productos a bajo costo en nuestro país y se nos complica la competitividad”, resumió.

En cuanto a las exportaciones argentinas de maquinarias agrícolas, el titular de la Cafma, recordó que en 2015 calló a un cuarto de lo exportado en 2011: “Este es el sector que más potencial tiene en materia de crecimiento, el problema es que “hay falta de competitividad con un dólar atrasado para lo que es exportación y se está viendo de mejorar los reembolsos y a su vez estamos solicitando un crédito a tres o cuatro años al gobierno para poder exportar”.

“Creemos que a partir de 2017 vamos a poder mejorar en las exportaciones, que es fundamental para la maquinaria agrícola que es donde más podemos crecer. La capacidad que las fábricas tienen hoy y, pese que aumente la producción para el mercado interno, las fábricas no se van a saturar. Esperemos que cambien las condiciones monetarias, crediticias y cambiarias para que podamos salir al exterior”, resumió

Respecto del potencial productivo de las fábricas, salvo algunas excepciones, el industrial aseguró que hoy se encuentran con una capacidad ociosa del 30 por ciento, a pesar de la reactivación y de la caída de las ventas de los años anteriores, se mantuvo la ocupación del personal. Se mantuvieron los planteles de empleados en todas las fábricas