Tras la caída en el consumo de carne, prevén que la demanda se recupere hacia fin de año

La historia indica que el ciclo ganadero puede complicar un plan de estabilización si un cambio de precios relativos y/o de políticas mejora las condiciones para los productores ganaderos y, por ende, dispara un ciclo de retención de animales, proceso que amplifica la suba de precios.

¿Qué está pasando actualmente? Se observa un ciclo ganadero en fase de retención, pero no se advierte que éste se haya profundizado en los últimos meses. Dado, además, que ya lleva prácticamente un año, es de esperar que empiece a incrementarse la oferta de animales para faena y más carne se vuelque al mercado interno en el último cuatrimestre del año.

Por el lado de la demanda externa, la hacienda está actualmente a buen precio en dólares en el mercado local (de hecho cara en relación a vecinos). Si el tipo de cambio se mantiene pari passu la inflación, no debería esperarse un gran tirón de los exportadores sino más bien un crecimiento lento de los envíos al mundo.

En cuanto a la demanda interna, el segundo semestre 2016 y primer semestre 2017 será probablemente mejor que el primer semestre en materia de nivel de actividad, con estabilización o recuperación en los salarios en términos reales y, por ende, en el consumo de productos como la carne. Esta recuperación del mercado interno, de producirse, podría ser cubierta con la mayor oferta de carne que se anticipa.

Otro elemento importante para considerar en el análisis es que el precio interno de la carne, medido a precios constantes, no está bajo en perspectiva histórica. Se trata de un precio intermedio, inferior a los valores récord 2010/2011, bastante similar al promedio 2012/2015 y muy por encima de lo que se pagaba por la carne entre los años 2004/2009.

A partir de todo lo anterior, un escenario base debería suponer precios de la hacienda y la carne bovina creciendo levemente, al ritmo al que evolucione el nivel general de precios o incluso por debajo de este último. Dado este último caso, el ciclo ganadero no complicaría las metas de inflación sino más bien que podría contribuir a alcanzarlas.

De acuerdo a las estimaciones, el consumo por habitante ha caído un 8% en los primeros 5 meses del año. Hay que retroceder hasta el 2010 para encontrar un ajuste mayor (-15% en ese momento).

Ahora bien, la menor disponibilidad de carne se está encontrando con una demanda debilitada por la caída de ingresos en términos reales que ha significado la aceleración inflacionaria y la corrección de precios de algunos servicios. Desde otra perspectiva, los precios internos nivel consumidor habrían subido mucho más de lo que han subido si hubiesen encontrado un mercado interno mejor parado. La debilidad del mercado interno pone techos a los aumentos de precios.