El fuego quemó más de un millón de hectáreas

Más de un millón de hectáreas se encuentran bajo el efecto del fuego que abarca a Río Negro, La Pampa, en esta provincia se quemaron 70.500 animales  y, sur de Buenos Aires, aseguraron fuentes vinculadas  a las provincias y del INTA afectadas por la masa ígnea desde hace casi diez días.

“Entre el sur de Buenos aires, a la altura de Carmen de Patagones y norte de Río Negro se quemaron unas 580.000 hectáreas, pero aun no pudieron cuantificarse los daños producidos sobre el ganado (vacunos y ovinos), de la región, aseguraron  desde la oficina del INTA Valle Inferior.

De todos modos “el último informe del  Laboratorio de Teledetección de la EEA Valle Inferior nos informó que en este momento en los departamentos de Pichi Mahuida, Conesa y Adolfo Alsina no existen focos de incendio activos”, apuntó Edgardo Tejeda, de la oficina del ente tecnológico.

Sin embargo las noticias para La Pampa no son buenas, porque según los datos suministrados por el Laboratorio del INTA indicaron que “aún se observan gran cantidad de focos de incendio activos donde hasta este mediodía se habían quemado unas 400.000 hectáreas” y se contabilizaba la muerte de 70.500 animales, de acuerdo a la información publicada por el gobierno de La Pampa.

Los especialistas del INTA advirtieron que producto de la acumulación de grandes volúmenes de materia seca fina sumado a tormentas eléctricas secas –casi sin precipitaciones–, altas temperaturas y baja humedad relativa en el ambiente predisponen el comienzo del fuego y dificultan su control. Con más de un millón de hectáreas afectadas.

En este sentido, Nestor Stritzler, director del Centro Regional La Pampa-San Luis del INTA, señaló: “Básicamente estamos subordinando nuestras acciones a lo que está haciendo el gobierno provincial” y aclaró: “Relevamos imágenes satelitales y las enviamos para que puedan evaluar la dimensión de los focos”.

En la Pampa, a la fecha, suman más de 400.000 mil las hectáreas afectadas por el fuego desde el comienzo de los incendios. “Cuando comienza el fuego y, sobre todo, con la presencia de vientos intensos es muy difícil de controlar”, expresó Stritzler quien agregó: “El incendio está localizado en una zona de bosques y afecta al Caldén, un bosque único en el mundo”.

En el sur de Buenos Aires la situación no es muy distinta, aunque los principales focos están casi controlados. Allí, el INTA Hilario Ascasubi participa en mesas de acción interinstitucional conformadas para mejorar el trabajo articulado entre los actores locales.

Alejandro Pezzola, del INTA Hilario Ascasubi, Buenos Aires, indicó que “la ganadería es una de las producciones más afectadas en la zona, sumado a una parte de pastizales con monte y arbustos. Además, se registraron algunas pérdidas agrícolas”.

Mientras tanto se recomienda a los productores y sus organizaciones mantenerse en estado de alerta especialmente ante la aparición de tormentas eléctricas y días de elevada temperatura y viento. Para eso el INTA sugirió el permanente repaso y ensanchamiento de picadas resguardando especialmente instalaciones y perimetrales es de vital importancia para todo el mes de enero y febrero.

En La Pampa, ayer hubo una reunión entre representantes del Ministerio de la Producción, del Banco de La Pampa, de los productores agropecuarios y de las Municipalidades de La Adela y Santa Isabel para dialogar y trabajar en respuestas concretas.

Del encuentro, en el que participaron el subsecretario de Asuntos Agrarios, Alexis Benini; la directora de Recursos Naturales, Fernanda González; el director de Agricultura, Carlos Ferrero; el intendente de Santa Isabel, José Luis Rodríguez; directores y representantes del Banco de La Pampa; el presidente de la Asociación Rural del sur pampeano, Jorge Mozo y el secretario de Producción de la Municipalidad de La Adela, Manuel Rodríguez se obtuvo una primera evaluación, muy satisfactoria, por la celeridad de las primeras respuestas brindadas por el Gobierno provincial.

La Comisión de Emergencia está integrada por CARBAP, FAA, SRA, CONICAGRO, INTA, SENASA, Banco Pampa, Banco Nación y un representante de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados; esta, en primera instancia, se reunirá mañana.

En tanto, desde Carbap (Confederaciones de Asociaciones Rurales de Buenos aires y La Pampa), dijeron que son enormes las pérdidas económicas y materiales, mientras el  fuego avanza en las regiones del sur de Buenos Aires y La Pampa arrasando con bosques, cultivos , bienes materiales, casas y animales que quedaron atrapados entre las llamas.

“Llamamos a la solidaridad del movimiento rural confederado y la sociedad para poder salvaguardar los animales que han podido salvarse del fuego y es por ello que haremos una cabecera de coordinación de acciones solidarias en la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Bahía Blanca para poder articular la reubicacion de productores que han perdido sus viviendas, el envío de animales a campos con pastos, el envío de fardos o alimentos para animales, como así también todo aquello que fuera necesario para atenuar las terribles consecuencias del fuego”, dijeron.

Para hacer frente a la emergencia, Carbap puso a disposición de los productores  el teléfono de AGA (Asociación de Ganaderos y Agricultores que es el  0291- 456-3647 y la dirección es Av. Colon 332 BahíaBlanca – Buenos Aires -Argentina

“Solicitamos a las autoridades provinciales y nacionales celeridad en el accionar tanto en el plano burocrático (declaración de emergencias y desastres) como en el plano asistencial y económico, ya que la situación es de una magnitud inesperada y requerirá, una vez concluido el mismo, de la intervención de las autoridades políticas provinciales y nacionales para restaurar las condiciones de producción en las zonas afectadas, con un gran esfuerzo económico”, dijeron.

En tanto, en Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), recordaron que los incendios afectan a 1 millón de hectáreas que fueron destruidas por el voraz incendio que azota a gran parte del norte de la provincia de Río Negro, regiones de La Pampa y un sector de la provincia de Buenos Aires, promueve la preocupación de Confederaciones Rurales Argentinas por el presente y futuro de los productores agropecuarios afectados por el dramático siniestro.

Si bien las causas de los incendios en muchos casos parecen ser naturales (empujadas por una fuerte caída de rayos), una vez concluido el siniestro requerirá de la intervención y un gran esfuerzo económico de las autoridades políticas municipales, provinciales y nacionales para reinsertar las condiciones de producción a las zonas afectadas.

La recuperación de la cobertura vegetal, luego de un incendio de tal magnitud, lleva años. Sabemos por experiencia que en el transcurrir de ese tiempo es el productor afectado quien permanece en la más absoluta soledad tratando de recuperarse anímica y materialmente