El Gobierno decretó la emergencia hídrica para 21 distritos bonaerenses

El Gobierno bonaerense declaró el estado de emergencia hídrica por 18 meses para 21 distritos bonaerenses, afectados por las inundaciones que desde principios de año castigan a buena parte del campo de la provincia de Buenos Aires.

A través de un decreto, el Gobierno concedió la emergencia para los distritos de Ayacucho, Balcarce, Benito Juárez, Castelli, Dolores, General Alvarado, General Guido, General Lavalle, General Madariaga, General Pueyrredón, Gonzales Chaves, Lobería, Maipú, Mar Chiquita, Necochea, Pila, Rauch, San Cayetano, Tandil, Tordillo y Tres Arroyos.

El beneficio prevé la realización de las “obras y acciones necesarias para aliviar las consecuencias de las inundaciones y el escurrimiento superficial de las aguas que afecta a los partidos”, según la letra del decreto.

La norma faculta además al Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos a adoptar las decisiones que “estime convenientes” para evitar el agravamiento del problema, como “proyectar, contratar, dirigir y ejecutar obras hidráulicas y trabajos tales como movimiento de suelos, terraplenes, alteos, defensas, aperturas de rutas, canalizaciones, cegados, obturaciones y endicamientos de cursos de agua, clausura, modificación, restauración y mejorados de caminos rurales, vías de comunicación y accesos terrestres”.

En los considerandos del decreto, el Ejecutivo señala que “en muchos partidos de la región se registró, desde principios de año, un incremento de pluviosidad por sobre los valores medios históricos, circunstancia que se hizo más critica a partir del mes de mayo”.

Además, circunscribe la problemática en “los partidos comprendidos dentro de las vertientes Norte y Sur de Tandilia, en la que el alto nivel de las napas freáticas ha limitado la capacidad de almacenar las precipitaciones, aumentando los escurrimientos superficiales”. Y sostiene que “en el corriente mes se han producido precipitaciones cuyos registros alcanzaron los 100 mm., agravando notablemente no sólo la inundación de áreas rurales, sino también poniendo en riesgo de afectación a numerosas localidades”.