RURALYA, la nueva comunicación para la Gente del campo

Como hombre que nació en el campo, más precisamente en una chacra ubicada a 5 kilómetros de la planta urbana de Saladillo, en las cercanías de la querida Escuela Nº 4 “Martín Miguel de Güemes”, la vida y las cosas del campo no me son desconocidas.

Tampoco me son desconocidos los vaivenes que les toca atravesar a los hombres que producen, que tienen que sobrellevar las grandes lluvias, como las grandes sequías. Tan malignas unas como otras. Y ni hablar de las plagas. De los vientos. De los granizos. De los precios. Y de los muy lamentables cambios de rumbo que las distintas políticas les han hechos sentir desde el fondo de la historia a los hombres del campo.

Cuando Alfredo Espino me invitó a trabajar sobre este proyecto, de darle forma a “RURALYA” me pareció muy interesante. Una nueva manera de comunicar a los hombres del campo y de la producción en general. Y una nueva tribuna que va a estar dispuesta escucharlos y transmitir sus mensajes y opiniones.

 

SOPLAN MEJORES TIEMPOS PARA EL CAMPO ??

El inicio de nuestras actividades profesionales parece coincidir con un mejor presente para el campo. De hecho, al celebrarse la edición número 150 de la gran muestra anual del campo en la Sociedad Rural de Palermo, el Ministro de Haciendas y Finanzas, Alfonso Prat Gay, aseguró que “El campo es el motor de la economía, porque el sector agropecuario es la industria mas competitiva que tiene el país”.

Pero además de “sobarles el lomo” con frases de ocasión, el Ministro destacó que “El lo que va del año ya se hicieron anuncios de inversión por 30.000 millones de dólares y es necesario que los productores “asuman el compromiso de trasladar ese riesgo a una mayor producción”.

A esto hay que sumarle la decisión del actual gobierno de quitar en gran parte las retenciones que sobre el campo existían, mejorar la competitividad del dólar –aunque parece que se quedaron cortos- y devolverles una imagen de mayor seriedad sobre el sector.

 

HAY ALGUNOS SECTORES PREOCUPADOS

Sin embargo no todas son buenas, debido a que hay sectores que esperan soluciones a su problemática, entre ellos el sector lechero, que atraviesa una profunda crisis. Es que le siguen pagando muy poco el litro de leche, cuyos costos de producción se han elevado considerablemente, por el aumento del maíz entre otros, aunque en la góndola de los súper mercados sigue costando muchísimo más, dando claras muestras de que la cadena de comercialización no esta correctamente equilibrada.

 

LA ESPERANZA ES LO QUE VALE

De todos modos da la sensación de que el hombre de campo esta esperanzado. Sueña con un futuro mejor. Con un futuro de reglas claras, porque si bien la agricultura es muy dinámica, y en unos meses se ven rápidamente los resultados, pero no siempre tienen buenos resultados a la hora de vender, pero hay otros ámbitos, como la producción ganadera, donde el productor necesita de reglas muy claras y a largo plazo para poder producir carne y especialmente si se dedica a engordar novillos apuntados a la exportación. Ojalá se esté iniciando un nuevo estilo de hacer política. Y que el campo esté dentro de ella, porque si hay un sector que nos ha sacado de las graves crisis atravesadas, sin dudas, es el campo. Estaremos atentos a las novedades, trataremos de entregarles información de primera, muchas veces apostando a opiniones claras y precisas. Los invitamos a caminar juntos, con esta nueva propuesta…

 

Juan José Grassi