Se consolida el precio de la miel

El precio de la miel se mantiene estable e incluso con una leve tendencia hacia arriba, según señalaron productores apícolas de diferentes puntos de la Argentina, de acuerdo al relevamiento realizado por el portal api-cultura.com.

Los valores en la provincia de Buenos Aires (que generalmente marca la tendencia) oscila entre los 33 y 36 pesos aproximadamente por mieles claras. Los mejores precios se dieron en el centro y algunos puntos del Delta, en tanto que bajando hacia la costa se habla de un poco menos, pero siempre manteniéndose en los 33 pesos como piso.

En La Pampa, donde la cosecha fue bastante inferior en relación al año pasado, cuando se hablaba de promedios que rondaban los 50 kilos por unidad, actualmente se está pagando entre 33 y 35 pesos con cincuenta, aunque igualmente hay especulación por parte de los productores esperando que suba algunos centavos más, principalmente porque durante esta zafra se habla de unas 20 a 25 mil toneladas menos en relación con el año pasado.

En Santa Fe y Córdoba los precios son bastante similares, se habla de un piso de 32 pesos y un techo que se encuentra entre los 34 y 35 pesos, siempre dependiendo de cada transacción en particular y de los plazos de pago, que igualmente en la mayoría de los casos no supera los 15 días.

Hacia Entre Ríos, se habla de 31 pesos con cincuenta hasta casi 35 pesos, aunque aclarando que en la mayor parte de los casos se trata de mieles más oscuras que las que se manejan en el resto del país.

Para cerrar en Cuyo, donde la cosecha fracasó, los ofrecimientos se ubican en el orden de los 34 pesos aproximadamente, aunque los propios apicultores manifestaron que hay muy poca miel disponible y por ejemplo en varias zonas de Mendoza los rindes estuvieron un 50 % por debajo de lo habitual, situación similar en tierras sanjuaninas.

Menos compras

Según señalaron los propios apicultores a api-cultura.com, la intención de compra por parte de los exportadores mermó.

Esto responde a que compraron bastante en los primeros meses del año, se estoquearon y ahora están esperando cerrar nuevos contratos con el exterior y además Estados Unidos comenzó a especular con su producción y los kilos que arrojará.

Por su parte, los exportadores no quisieron hacer grandes presunciones con lo que ocurrirá con el precio, aunque aclararon que la cosecha repuntó sobre el final y que no será tan mala como en principio se presumía.

Las estimaciones hablan de unas 45 mil toneladas promedio