Argentina exportará una vacuna antiaftosa a Corea del Sur

Tras exhaustivos exámenes,la compañía bonaerense logró la autorización del Ministerio de Agricultura, Alimentos y Asuntos Rurales (MAFRA) de la República de Corea para proveerle su vacuna contra la fiebre aftosa. Ayer,la autoridad sanitaria surcoreana se lo comunicó al representante de la empresa en Seúl, luego de haber atravesado exitosamente los pruebas de eficacia, potencia y duración de inmunidad de la vacuna argentina frente a la cepa del virus presente en el país asiático.

En esta primera etapa, las autoridades coreanas solicitaron un envío de emergencia de 2,59 millones de dosis,las cuales serán fabricadas en la planta de Biiogénesis Bagó, en Garín, y exportada directamente desde Argentina al país asiático.

“Se trata de un hito importante de la biotecnología argentina que posiciona a nuestro país entre los líderes mundiales en el desarrollo de la vacuna contra la fiebre aftosa”, dijo el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile.

Corea necesitaba diversificar sus fuentes de aprovisionamiento de la vacuna contra esta esta enfermedad para hacer frente a los brotes recurrentes que enfrentaba, especialmente en la población porcina. Por eso, desde enero de 2015, en una acción concertada entre Biogénesis Bagó, la Subsecretaría de Ganadería, el SENASA, la Consejería Agrícola en Beijing y la Embajada Argentina en Seúl comenzaron a realizar gestiones en diferentes niveles para posicionar a la empresa argentina y su vacuna frente a las autoridades coreanas, de tal manera que accedieran a evaluar prontamente su eficacia y calidad.

Acciones bilaterales

Con este objetivo, el ministro Ricardo Buryaile y la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, se reunieron con elviceministro de Agricultura, Alimentación y Asuntos Rurales, Sr. YEO IN-HONG, en ocasión de la cumbre de Ministros de Agricultura de la OCDE, que tuvo lugar a principios de abril pasado en París, para ofrecerle al gobierno coreano la cooperación argentina en el combate de dicha enfermedad sobre la base de un paquete tecnológico que incluyera no sólo la vacuna sino también el aporte del conocimiento técnico del SENASA y del INTA en el diseño de un plan global de lucha contra esta enfermedad.

“Argentina tiene un excelente know how en materia sanitaria. A partir de la experiencia conjunta del sector público y privado se generó el valor agregado que hoy facilita la exportación de esta vacuna y la posibilidad de llegar a nuevos países en los que esta presente la enfermedad”, señaló el presidente del Senasa, Jorge Dillon.
Por su parte, Guillermo Mattioli, gerente general de Biogénesis Bagó, consideró “clave este tipo de interacción para la internalización de las empresas argentinas, especialmente en mercados sofisticados y muy competitivos”.

Cabe recordar que Biogénesis Bagó viene apostando a su expansión en Asia desde hace algunos años. Luego de haber hecho pie en Taiwán en 1997, la empresa puso en marcha en 2016 la planta de fabricación de la vacuna antiaftosa más moderna del mundo en la ciudad de Yangling, provincia de Shaanxi, junto a su socio chino Shanghai Hile Biotechnology, desde donde proveerán exclusivamente al mercado chino.