El Senasa capacitó a más de 50 vacunadores acreditados para la campaña contra la fiebre aftosa

Más de 50 médicos veterinarios y técnicos de localidades de la región centro norte de la provincia de Buenos Aires aprobaron el curso de vacunadores oficiales organizado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) con vistas a la próxima campaña contra la fiebre aftosa y la brucelosis.

 

El curso, realizado en el marco del Plan de Erradicación de la Fiebre Aftosa, fue organizado por el Centro Regional Buenos Aires Norte del Senasa y llevado a cabo el pasado 26 de agosto en la sede situada en la ciudad de Chivilcoy.

La apertura del encuentro estuvo a cargo del coordinador de Sanidad Animal del Centro Regional Buenos Aires Norte del Senasa, José Luis Ferro, mientras que los aportes de contenidos fueron realizados por la veterinaria Felicitas Recalde, quien en su exposición describió los ejes temáticos del curso y resaltó las responsabilidades del veterinario privado en el Plan de Vacunación del Senasa establecido por su Resolución 368/2011.

Además, se refirió a la epidemiología de la fiebre aftosa, su contagio y la capacidad de transmisión del virus y enfatizó sobre los procedimientos y normativas que reglamenta el Senasa en cada campaña de vacunación; al tiempo que se refirió al régimen de comercialización de la vacuna antiaftosa y su procedimiento de aplicación en forma simultánea con la vacuna antibrucélica.

Los más de 50 médicos veterinarios y técnicos presentes provinieron de las localidades de San Vicente, Chivilcoy, Las Flores, 25 de Mayo, Lincoln, Mercedes, Roque Pérez, General Viamonte, San Andrés de Giles, 9 de Julio, Martínez, General Pinto, Capitán Sarmiento, Trenque Lauquen, Luján, Bolívar, Loma Verde, Santa Lucía, Castelli, Alejandro Korn, Carlos Tejedor, Saladillo y General Villegas.

Con este tipo de jornadas, el Senasa busca que todo vacunador privado, responsable de la aplicación de la inoculación antiaftosa y antibrucélica, cuente con los conocimientos indispensables para realizar correctamente su actividad de prevención sanitaria, según lo norma la Resolución 799/2006.