Cómo prevenir enfermedades en los viveros frente a las lluvias excesivas

Las copiosas lluvias de las últimas semanas afectaron a la producción agropecuaria en varias regiones del país. Los viveros también han sido afectados, por eso, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) difundió una serie de recomendaciones para los viveristas a fin de evitar la aparición de enfermedades (fúngicas y/o bacterianas) que afecten a plantines ornamentales, frutales, hortícolas y forestales alojados en invernáculos.

El exceso de lluvias sumado a los problemas estructurales del suelo, puede provocar un déficit en la infiltración y percolación del agua. “Si no hay una buena pendiente que permita que el líquido escurra, pueden producirse encharcamientos; estas zonas anegadas crean microambientes húmedos propicios para el crecimiento de enfermedades en los plantines, riesgo que se incrementa si se trata de plantas ubicadas a nivel del suelo”, señalaron desde el Senasa.

Para minimizar pérdidas por posibles enfermedades en el material de propagación vegetal, el Senasa recomienda:

– Elevar en altura las plantas, ya sea en caballetes, mesas o pallets, de modo de que no queden en contacto con el suelo anegado / encharcado.

– Cuando no llueva, ventilar los invernáculos para disminuir la humedad interior. Abrir todas las ventanas laterales y/o cenitales, y si hay ventiladores, encenderlos.

– Consultar al responsable técnico del vivero para aplicar fitoterápicos preventivos y/o curativos registrados en el Senasa para los hongos o bacterias que pudieran detectarse como consecuencia de las precipitaciones. En el caso de bacterias cuyo hábitat principal es el suelo, evaluar con el responsable técnico la medida agronómica a seguir a fin de evitar la contaminación del material y la dispersión de la bacteria.

– No movilizar plantines con síntomas de enfermedades en raíces, tallos u hojas. Descartar todo material enfermo como medida preventiva tanto para el propio cultivo como para el de terceros.