Para conocer la dimensión productiva de los suelos el análisis de muestras de campo permiten caracterizar la oferta de nutrientes esenciales para las plantas como el nitrógeno y el fósforo.

 

Los estudios permiten además determinar la capacidad de retener y transmitir agua, que depende en mucho de la textura, es decir, del tamaño de las partículas minerales o inorgánicas, y también del contenido de materia orgánica, que tiene su origen en los restos descompuestos y estabilizados de material muerto que llega al suelo.

 

Las relaciones ¨uso-impacto¨ del suelo también son posibles de analizar a partir de los datos obtenidos para la capa superficial del suelo, que es la que recibe la energía y registra los cambios de configuración de agregados o terrones de las labranzas, los restos vegetales cuando un cultivo es cosechado y los fertilizantes.

 

El uso que se ha dado al suelo, las técnicas de laboreo utilizadas y el tipo de insumos aplicados son factores determinantes para las condiciones de ese suelo.

 

Dado que el uso que se ha dado al suelo, las técnicas de laboreo utilizadas y el tipo de insumos aplicados son factores determinantes para las condiciones de ese suelo” técnicos de la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA han realizado un estudio para “evaluar la ocurrencia de cambios de alcalinidad, salinidad y temperatura en el área rizosférica de un suelo bajo tres condiciones de cobertura vegetal”.